Peeling Químico

Consigue una piel nueva

El peeling químico consiste en provocar una regeneración cutánea acelerada y controlada mediante la aplicación de agentes químicos y exfoliantes que permiten actuar a diferentes profundidades. La acción del peeling en el tejido cutáneo favorece la eliminación de las capas externas de la piel con el objetivo de estimular la producción de colágeno, elastina y glicosaminoglicanos, así como de mejorar sus cualidades fisiológicas y mecánicas.

OBJETIVOS:

  • purificar y oxigenar la piel, dejándola hidratada y libre de impurezas.
  • cerrar poros dilatados, mejorar la textura de la piel y aumentar el grosor de la epidermis.
  • combatir los efectos del envejecimiento cutáneo, disminuyendo arrugas y aportando turgencia.
  • unificar el tono, aportar luminosidad y difuminar imperfecciones cutáneas.
  • aclarar y atenuar lesiones pigmentarias, proporcionando una acción despigmentante.
  • reducir las manifestaciones del acné y mejorar el aspecto de las cicatrices.